¿Pañales de tela en 2011?

Pues si. Muchas mujeres ponen cara rara cuando hablo de esta opción y, renglón seguido, me dicen: “mi abuela los usaba” o “si, el pico y la gasa”. Entonces, ¿por qué te extraña tanto? Yo jamás los había visto, ni con mi abuela ni con mi madre ni con la vecina. Ni el pico ni la gasa. Y, la verdad, no me extrañó tanto. Si he de ser sincera lo primero que pensé fue: “que pereza, cuanto lavar“.

Y es que a la gente le choca que en pleno siglo 21 a las mamás nos de por usar pañales de tela, igual que fulares portabebés.
Lo que a esta gente le cuesta comprender es que, precisamente por estar en la época en la que estamos, hemos probado varias cosas supuestamente mejores hasta que hemos descubierto que lo tradicional y lo natural es, sencillamente, lo más adecuado. Y si a esto sumamos mejoras en la practicidad.. ¡voilà! Pañales de tela preciosos y fáciles de usar.

Para aquellos que no los conocéis os describiré por encima los tipos de pañales que hoy usamos:                                                                                  

Dos piezas o ajustados.
Pañal con todas sus partes por separado. El pañal en sí por uno, los absorbentes por otro y, finalmente, el cobertor, que es la pieza impermeable.

Todo en uno rellenable.
El cobertor y el pañal forman una sola pieza en la que hay un bolsillo interior donde se insertan los absorbentes.

Todo en uno.
Todas las piezas van unidas. Es como uno desechable solo que, en vez de tirarlo a la basura, lo pones a lavar.

Cada tipo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, por supuesto. Hay madres que optan por unos mientras que otras varían según la edad de sus hijos. Para gustos, colores.
Además de que hoy contamos con una amplia gama tanto de marcas como de modelos.

Usar pañales de tela tiene varias razones de peso:

Para el medio ambiente. Observa los pañales que tiras cada día y multiplícalo por millones de familias en todo el mundo. Horroriza, ¿verdad? Además de toneladas de basura, pueden propagar enfermedades.

Para la economía. Al principio parece mucho dinero pero no es, ni de lejos, lo que gastamos en desechables. La diferencia es que comprar poco a poco se nota menos que con una inversión inicial. Además que los pañales de tela se reutilizan de hijo en hijo o, lo que muchas madres hacen también es venderlos de segunda mano cuando ya no se utilizan.

Para el bebé. El plástico y otros materiales de los desechables no cuidan la piel de nuestros hijos mientras que los tejidos naturales como el algodón, el bambú o el cáñamo si lo hacen. Con esto se evita, en gran medida, la dermatitis provocada por el pañal.

Podéis leer un poco más a fondo en este artículo del blog Entre algodones.
También en Tucuxí encontrareis respuesta a las preguntas más comunes sobre este tema, además de ver fotos o, incluso, poder comprarlos. Los pañales de tela Tucuxí son de los mejores que he probado y los recomiendo 100%. Por supuesto también los encontrareis a la venta en mi catálogo de productos naturales (podéis verlo aquí).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: