Bienvenidos, moquitos

Llegó la época. Frío y escuela dan lugar a los moquitos que van a acompañar a nuestros hijos durante gran parte del año.
Mientras el niño se encuentre bien, pueda sacarlos y no haya ningún síntoma más como tos o fiebre, no hay por que preocuparse. Pero sí que tenemos que estar atentas para que un simple catarro no se convierta en un temido -itis (bronquitis, laringitis, sinusitis, otitis, …) .

Una vez más recurrimos a la naturaleza para aliviar y, en muchos casos, acabar con la mucosidad de nuestros hijos.
Aquí os cuento algunos remedios fáciles y cotidianos que pueden tomar (y vosotros también):

* Infusión de tomillo: hervimos agua y la paramos. Echamos una chucharadita de tomillo seco por taza y tapamos. Dejamos  reposar 10 minutos y ya podemos colarla.
Si le echamos miel, limón y una pizca de jenjibre molido (¡puntita de cuchara!) será más efectiva.

* Infusión de limón y miel: hervimos agua y la paramos. Añadimos el jugo de 1/2 limón, un par de trozos de piel (bien lavada) y miel.

* Jarabe de cebolla: cortamos una cebolla a juliana, añadimos una cucharada colmada de miel y una cucharadita de agua. Removemos y tapamos. Dejamos macerar toda la noche. A la mañana siguiente chafamos un poco con un tenedor para sacar más jugo y colamos en un tarrito o envase pequeño que podamos tapar. Tomar una cucharadita de postre 3 ó 4 veces al día. Guardar en la nevera. (Es preferible repetir el jarabe a los 2 ó 3 días que hacer mucha cantidad ya que pierde propiedades y se pone malo).

* Lo mismo que lo anterior pero con nabo.

* Otra forma de hacer el jarabe de miel y cebolla: poner miel, cebolla, clavo y jengibre molido en un cazo, tapar y poner a fuego lento que cueza unos 20 min. Ir removiendo. Colarlo y poner en un tarrito con tapa en la nevera.
Este personalmente no lo he probado pero lo he leído en el blog Siempre Natural en el que podéis ver cantidades y procesos.

De momento, estos son lo más eficaces en casa.

Aviso: la miel no es recomendable para bebés hasta los 12-18 meses. Estos remedios serían apropiados para niños a partir de esta edad y en cantidades inferiores.

¿Conoces otros remedios distintos? ¿Quieres compartir el típico jarabe de familia que siempre es efectivo? Deja un comentario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: