Jornada Maternidad y Crianza

                                                               

1ª Jornada de talleres en Barcelona organizado por Maternidad y Crianza, de la fundación Al-ándalus Culture.
Ambos talleres en un centro del barrio de Gràcia.
El precio es de 5€ por familia y taller, existiendo la posibilidad de asistir a los dos por solo 8€.
Aforo limitado.
Cualquier duda o cuestión, preguntad sin compromiso.
Podéis ver más información sobre los talleres en sí en los post ya publicados Taller de pañales de tela y Taller de portabebés.
¡Espero veros allí!

Anuncios

La importancia de las mochilas ergonómicas

En muchas ocasiones, hablando con otras mamás, ha salido el tema de llevar a los niños en algún portabebé ya que cuando piden tantos brazos es complicado. Y en la mayoría de ellas, muchas de las madres se asombran cuando les digo que la clásica y más conocida de las mochilas no es nada aconsejable. Ellas, incrédulas, me preguntan por qué y, aún cuando les explico y argumento, siguen pensando que, al ser utilizada por tantas familias, no puede ser muy perjudicial. “Además, vale sobre los 100€, eh” me dicen muy convencidas, como si el precio elevado fuera signo indiscutible de que es la mejor de las opciones.

Por esto, os comparto -para las que no lo sepais- los motivos por los cuales no es recomendable utilizar este tipo de mochilas portabebé:

Si nos fijamos en un bebé que vaya en alguna de estas mochilas comerciales, podremos constatar que la postura de la cadera no es correcta. Habitualmente observamos que las piernas del niño van estiradas con respecto al resto del cuerpo, no dobladas estilo “ranita” (postura que favorece el desarrollo de la articulación de las caderas). Al llevar las piernitas estiradas, el peso del bebé recae sobre la zona genital en vez de sobre su culito, y la espalda adquiere una postura no fisiológica. (Podeis mirar las fotos para verlo con claridad)

La postura “en ranita” consiste en llevar al bebé o niño con las piernas abiertas alrededor de 45º con respecto al eje corporal (90º de apertura total entre las piernas), y las caderas flexionadas de manera que las rodillas queden a una altura ligeramente superior que las nalgas. Esto garantiza que la cabeza del fémur quede perfectamente encajada dentro del acetábulo de la cadera y es la posición fisiológica, la postura óptima de porteo, que previene problemas posteriores de esta articulación. Esta técnica de porteo incluso ayuda a solucionar los casos de displasia leves.

Una buena manera de saber si un bebe está bien colocado, es que (o en un buen portabebe) los pies se ven del otro lado.. en posición ventral se ven por detrás y en la espalda se ven por delante.

Existen también bandoleras “de nueva generación” que podemos encontrar fácilmente en el mercado, en los que se puede colocar al bebé en posición cuna o sentadito, como en una bandolera de anillas o un pouch. En estas bandoleras, aunque la posición correcta del bebé se puede conseguir, el ajuste no es del todo correcto y el bebé puede quedar demasiado bajo, aparte de resultar más incómodas para el porteador.

Además de esto, en las fotografías promocionales de este tipo de mochilas más comerciales suele aparecer el niño mirando hacia delante. Esta postura está totalmente contraindicada. Los motivos son que obliga a curvar la espalda del bebé en sentido contrario al fisiológico y que lo deja expuesto a infinidad de estímulos directos, sin posibilidad de refugio, ya que no puede girarse. Además ocasiona incomodidad para el portador, ya que el bebé tiende por la forma de su columna a separar su cuerpo de quien lo lleva lo que desplaza el eje de gravedad de este último, obligándole a modificar su postura correcta con las consiguientes molestias de hombros y espalda  y sobrecarga del suelo pélvico.

Las únicas “ventajas” que encontramos a este tipo de portabebés más convencionales es la facilidad para encontrarlos en cualquier tienda de puericultura. Las casas dedicadas a los productos para niños han buscado responder a una demanda de mercado, pero en nuestra opinión sin centrarse mucho en los aspectos más importantes (ergonomía para el bebé y quien lo lleva). Por otro lado, estas mochilas y bandoleras generalmente pueden ser usadas poco tiempo, ya que enseguida se hacen incómodas para el portador. En resumen, podría decirse que, a pesar de presentar modernos y atractivos diseños, aún les faltan muchos aspectos por mejorar, que los portabebés tradicionales ya traían “de serie”.”

Este artículo tan bien explicado es de Red Canguro, la Asociación española por el fomento del uso de portabebés.
En su web podreis ver los diferentes tipos de portabebé, comparativas, experiencias de “padres y madres canguro”, artículos, imágenes, etc. Es muy interesante y para toda mamá o futura mamá a la que le interese este tema, esta web es visita obligatoria.

Taller de portabebés

          
Taller de Portabebés:

Será un punto de encuentro para familias interesadas en la crianza en brazos y que desean aprender a llevar sus hijos en distintos tipos de portabebés ergonòmicos.
En el taller mostraremos los distintos tipos de portabebés, hablaremos sobre el por qué del porteo, sus beneficios y su correcto uso para respetar la fisionomia del bebé. Habrá material para probar, tocar y practicar.

 IMPARTE: Gemma Guillamón.
DURACIÓN: 2horas
Nº DE ALUMNOS/AS: 12
PRECIO: 5€ 
FECHA: 3 de julio de 10.30 a 12.30 h.
LUGAR: Centre Cos,  Barcelona
CONTACTO:  farah.samper@al-andalusculture.org  

Necesaria inscripción previa para la reserva de plaza.

Actividades desde Maternidad y Crianza

Este verano Maternidad y Crianza comienza sus actividades con dos talleres básicos: Pañales de tela y Portabebés.
Conoceremos los distintos tipos, tocaremos, probaremos, resolveremos dudas, compartiremos, y todo ello de la mano de mamás que son auténticas profesionales y a las que muchas ya conocemos.

Pronto publicaremos todos los detalles. Sigue atenta porque hay plazas limitadas.

El tiempo de una madre

La mayor parte del tiempo pienso que las mamás necesitaríamos días de 50 horas porque cada día nos dejamos cosas pendientes al ir a dormir. Pero con mi segundo bebé estoy aprendiendo a apreciar el tiempo y valorarlo de otro modo.

Recuerdo lo poco que disfruté de los primeros meses de mi primer hijo por estar demasiado pendiente de “las cosas que había que hacer” y preocupada por mí misma. Nunca daba a basto, estaba agotada, enfadada y frustrada. Ahora no.
Tengo más trabajo, más cosas pendientes y otro hijo las 24 horas del día al que cuidar pero las cosas son diferentes. Las circunstancias han cambiado y mi mirada también. Hago (de la casa) lo que puedo, dándole plena prioridad a una buena alimentación y el resto poco a poco según el día. Pero lo importante para mi es haber llegado al estado de comprensión de que no importa dejar platos enjabonados o ropa a medio planchar; recoger la mesa a las 6 de la tarde o tener ropa amontonada días antes de ser colocada. Lo necesario va primero y esos son mis hijos y, ahora mismo, mi bebé. Cogerlo en brazos, darle el pecho tanto como quiera, leer mientras nos mecemos en la mecedora, dormir relativamente pronto, que me sienta disponible siempre para él.
Pero, a lo que iba es a que me alegro de haber llegado a un estado en el que todo eso no me causa estrés ni frustración alguna. Estos meses pasan demasiado rápido como para dejarlos escapar.

Y para evitar lo máximo que pueda el agobio, ¿qué mejor que mi fular para llevar a mi bebé pegado mientras hago, también, de ama de casa?

Portabebés, el placer de llevar a tu hijo

 

Cada vez son más las madres que apuestan por llevar a sus bebés encima, pegados a su cuerpo. Esta costumbre nos llega desde las tradiciones más antiguas y de pueblos para los que, aún hoy, sigue siendo lo normal.

 El hecho de llevar al bebé recogido en tu pecho desde recién nacido fortifica el vínculo entre ambos así como fomenta la seguridad en el futuro niño. También facilita el dar el pecho de una manera cómoda y discreta en cualquier lugar. Y, a la hora de realizar tareas cotidianas, es de gran ayuda ya que se dispone de ambas manos libres mientras el pequeño está tranquilo o dormido.

Éstas, entre otras, son algunas de las ventajas del uso de un portabebés.

 Existe una gran variedad de portabebés entre los que cada mujer puede encontrar la mejor opción para ella: telas anudadas, con anillas para colgar de un hombro, elásticas, en forma de mochilas, etc. Y gracias a los talleres de portabebés es posible conocer más a fondo los beneficios de llevar al bebé encima para madre e hijo y probar cada tipo o modelo con la ayuda de una instructora.

 Si os interesa profundizar en el tema, resolver dudas o, incluso, conocer donde se hará un taller de portabebés cerca de vuestra casa, podéis entrar en www.redcanguro.wordpress.com, una de las webs de ámbito nacional más importantes y documentadas en este tema.